Tu empresa especialista en muebles para tiendas

Influencia-de-la-decoraciòn-de-tiendas-decorashops.com

La decoración de tiendas y la decisión de compra

Decoraciòn-de-tiendas-decorashops.com

El objetivo de la decoración de tiendas parece evidente a simple vista: vender más. El público en general entiende, que las ambientaciones en los locales comerciales están orientadas a estimularlos para que se animen a comprar los productos que ofrecen. Sin embargo, detrás de esos climas excelentemente bien recreados se esconden estudios sobre la conducta del consumidor que ellos ni siquiera imaginan ¡veamos de que se trata!

La estimulación de los sentidos a través de la decoración de tiendas

Cuando hablamos de decoración de tiendas, no se trata de solo hacer que se vean bonitas, sino de lograr que el lugar, atraiga a las personas y les proporcione una experiencia de compra que sea inolvidable. ¿Quién no recuerda alguna vez una tienda que lo haya impactado? O quizá ¿Un olor que les haga recordar una salida de compras? Esos recuerdos que se quedan en nuestra mente gracias a estímulos bien trabajados, responden a una intensa tarea de marketing por parte de los emprendedores quienes se dedican a buscar las mejores formas para posicionar su negocio en la memoria de sus clientes.

Para lograr esto, realizan decoraciones y distribuciones de mercancía que les permitan a sus visitantes usar todos sus sentidos, o por lo menos la mayoría de ellos; para conquistar su atención, hacer que permanezcan en la tienda el mayor tiempo posible, persuadirlos de comprar y por supuesto, lograr que regresen. Una manera de entenderlo mejor, es observando cómo se puede estimular cada sentido mediante la decoración.

El sentido de la vista y la decoración

El primer sentido sin duda es la vista, puesto que permite captar la atención de los clientes con un lugar completamente armonizado, colores bien distribuidos, iluminación estratégicamente colocada, publicidades acorde a la temática y la naturaleza del negocio y por último, mercancías exhibidas según el punto focal más obvio, es decir, aquello que sea lo más buscado deberá ponerse en sitios de clara visualización.

No conforme con esto, se debe jugar muy bien con la distribución de los productos para garantizar una búsqueda simple, sobre todo, si el espacio es muy grande y con una alta variedad. La intención es que usen la vista más no que enloquezcan buscando.

El sentido del oído para permanecer en la tienda

Aunque no lo creas, a través del oído es posible lograr ventas. Además de la melodía, debe tomarse en cuenta el volumen de esta. Todo dependerá del tipo de negocio. Por ejemplo, si es una tienda de juegos dirigida a un público adolescente, los ritmos modernos y con volumen alto podrán lograr que se acerquen más fácilmente. Ahora, si por el contrario, hablamos de un restaurante familiar, la música moderada y suave será más pertinente al considerar que te visitará un público de todas las edades que al comer, seguramente querrán platicar. Incluso, ciertos estudios revelan que, la música lenta, logra que el cliente camine más despacio por los pasillos al sentirse más relajado y por lo tanto, visualiza mejor los productos ¿Qué tal?

El sentido del olfato para recordar más

El sentido que mayor conexión tiene con el cerebro es el olfato y nuestra memoria actúa mucho mejor ante los olores ¿sabías eso? Pues, es una realidad y en las tiendas utilizan esta información muy bien para marcar una diferencia y lograr compradores. Los que más utilizan este recurso son los restaurantes, quienes dejan escapar los olores de su cocina al espacio externo para atraer comensales. Otra forma de hacerlo, es limpiando siempre la tienda con un olor especifico que sea duradero, agradable y difícil de olvidar. Es más, algunas marcas mandan a fabricar sus propias fragancias aromatizantes para marcar un hilo diferenciador más acentuado.

El sentido del gusto para decisiones rápidas

Al igual que el olfato, el sentido del gusto está íntimamente ligado a la memoria. ¿Quién no recuerda con facilidad un platillo o dulce delicioso? Es casi que imposible no hacerlo. A manera decorativa, la incorporación de stands o secciones de tiendas orientadas a la degustación de ciertos productos siempre ha sido una magnifica estrategia de venta. Aunque a la vista, llama la atención la decoración del punto, lo que realmente se queda en la memoria es el sabor. Es ideal para supermercados, restaurante o cualquier negocio que se dedique al expendio de comidas o bebidas.

El sentido del tacto para ventas garantizadas

La principal ventaja de las tiendas físicas sobre las online, es que los clientes pueden tocar la mercancía y verificar aspectos como resistencia, color, tamaño y hasta olor si así lo desean. Cuando las personas pueden palpar algo, sienten deseos de posesión y en consecuencia, se generan mayores ganas de adquirir el producto. En este orden de ideas, el tacto corresponde al estímulo que mayores posibilidades de venta genera dependiendo del tipo de producto.

Un mayor flujo de venta en ambientes desordenados ¿es posible?

Una tendencia nueva que se viene observando en el comportamiento de los consumidores, es la asociación de productos apilados o desordenados con un bajo precio. Cuando se anuncian los tan buscados remates, la estrategia es hacer que los productos no se exhiban de forma tan delicada puesto que, esta acción, indica exclusividad y la idea es que todos sientan que pueden aprovechar los buenos precios.

El resultado de aplicar lo anterior, es la posible creación de filas para comprar lo que se muestra en la tienda de forma tosca, cosa que comprueba la teoría de que: lo bien exhibido tiene un valor agregado ante los ojos del cliente y por tanto vale la pena pagar más mientras que, “lo menos mostrado” no es visto como exclusivo y se asocia con un bajo costo. ¿Interesante no?

La psicología del color en la decoración de tiendas

En escritos anteriores, hemos descrito la importancia de una buena elección del color en la decoración de tiendas. Sin embargo, es sumamente importante acotar como esto influye en las decisiones de compra ya que, si es un factor determinante que no debes dejar de lado.

En este punto, la lógica será de mucha ayuda para analizar como los ambientes con colores bien combinados y que vayan en perfecta relación con la naturaleza comercial del lugar inciden directamente en el modo de juzgar del cliente al momento de comprar. Estos, suelen inclinarse a sitios donde predomine la armonía puesto que vinculan el ambiente con la calidad de lo que están a punto de adquirir. Este es el motivo por el cual, las tiendas con mala apariencia venden menos.

Considerando esto, presta mucha atención a cada detalle y procura que cada color destaque y sea el idóneo para transmitir a tus clientes el mensaje que deseas según el tipo de producto que vendas. No cabe duda que hacer eso, es el mejor camino para incidir directamente sobre las emociones de tus visitantes ¡Tómalo en cuenta!


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go to Top